Todos estamos familiarizados con el correo basura o spam aunque, en la mayoría de los casos, pasa directamente a la carpeta de desechos (CORREO NO DESEADO o SPAM) sin ensuciar nuestra bandeja de entrada. Hoy en día casi todos los servicios de correo electrónico incorporan filtros para que esos mensajes comerciales, indeseados, no demandados e irrelevantes no interfieran “demasiado” en nuestras comunicaciones.

Los orígenes del spam los encontramos en el mail marketing: el abuso de este recurso de mercadotecnia ha convertido una útil técnica del marketing directo en una práctica abusiva molesta e incluso perjudicial para los receptores. El auge de las tecnologías de la información y la comunicación ha contribuido a la proliferación del spam que ahora también amenaza con infectar nuestro blog.

En las bitácoras digitales los spam toman forma de comentarios basura. Dichos comentarios sobrecargan el servidor ralentizando el normal funcionamiento de nuestra web, afectan negativamente a nuestro posicionamiento en buscadores, generan mala experiencia para nuestros lectores (o usuarios) y pueden, incluso, perjudicar el propio funcionamiento del blog. Son además una auténtica pérdida de tiempo para el autor o editor del blog que debe dedicarse a la tarea improductiva de borrar (eliminar) dichos comentarios.

El objetivo de los comentarios spam en nuestro blog es similar al del correo basura: encuentra su razón de ser en la promoción de productos o servicios (habitualmente mediante palabras clave y enlaces o links) y poco o nada tienen que ver con nosotros, nuestras inquietudes o temáticas que abordemos. Tratan de aprovechar el tráfico generado por nuestro blog en su propio beneficio, ya sea mediante contenido de texto simple publicitario o mediante texto enriquecido con enlaces que lleven a sus propias webs.

¿Cómo llegan los comentarios spam a nuestro blog?

Un spammer necesita conocer el funcionamiento del formulario de comentarios, lo que en WordPress es relativamente sencillo ya que todos los formularios tipo de este extendido gestor de contenidos funcionan igual y responden prácticamente a la misma estructura: hay campos visibles que responden a nombre (o author), mail (o email), sitio web (o url) y comentario (o comment); y dos campos ocultos que son el comment_post_ID y el _wp_unfiltered_html_comment. Con esos datos los spammers ya pueden comenzar sus tareas basura automatizadas.

No hay tareas manuales de búsqueda, ya que el trabajo no es realizado por “personas” sino por “máquinas”: se generará un loop capaz de obtener listas de ficheros de texto o incluso de extraerlos de los resultados de buscadores como Google. También se desarrolla un programa capaz de generar contenido automáticamente atendiendo un patrón de comentario. El spambot es el programa o software generador de spam cuyo funcionamiento se basa en: (1) Obtención de listas de ficheros, (2) generación de spam y (3) distribución (envío) masiva del spam.

¿Cómo identificamos los comentarios spam?

  • Los generadores de spam han mejorado sus técnicas de generación de contenido. Suelen incorporar algún tipo de personalización que sirva para enmascarar los enlaces spam. Es frecuente la inclusión de frases como “es el mejor post que he leídos en mi vida”, a las que siguen enlaces o contenido promocional sin vinculación alguna a la entrada o post que corresponde el comentario. También puede ser que el enlace esté más o menos camuflado pero que el propio autor del comentario responda en realidad al producto o web que quieren posicionar / promocionar.
  • Los comentarios spam también pueden disfrazarse mediante frases ostentosas que en realidad son contenido vacío que no ofrece opinión alguna o crítica al artículo al que refiere (el post del blog), son contenidos genéricos que pudieran servir para cualquier otro artículo. Al detectarlos conviene enviarlos directamente a la bandeja spam y no caer en la tentación de “aprobar” ni “responder”.
  • Hay otros comentarios spam que son fáciles de identificar: están escritos en una lengua que no corresponde a la del blog, refieren directamente a contenido comercial e incluyen enlaces, no presentan estructura alguna sino son una recopilación de palabras claves sin sentido y enlaces, responden a una traducción errónea y sinsentido, etc.

¿Cómo eliminar y/o evitar los comentarios spam en el blog?

Los comentarios spam se pueden eliminar manualmente desde el gestor de comentarios de todo blog. Existen además numerosas herramientas que, al igual que ocurre con nuestra cuenta de correo electrónico, los identifican automáticamente y no permiten su entrada en nuestro blog.

WordPress cuenta con un plugin anti-spam por defecto: Akismet. No es necesario instalarlo, pero sí darse de alta en su web (registrarte) y así obtener la clave API que permitirá activar el servicio. El blog personal puede utilizar este pluging gratuitamente, pero uno comercial (que reporte ganancias económicas) deberá contratar una opción de pago.

También existen numerosos plugins gratuitos. Yo utilizo ANTI-SPAM 2.2. Su instalación es sencilla: en el menú de la derecha del escritorio de WordPress se selecciona “Plugins”, a continuación “Añadir nuevo” y posteriormente en la ventana de búsqueda se introduce el término ANTI SPAM. Probablemente será el primero que aparezca en la lista. Ahora sólo quedará hacer clic en “instalar ahora” y una vez finalizada la instalación en “Activar”. Y ¡listo! ya podemos despedirnos de los comentarios basura de nuestro blog.

Responder
Tu dirección de e-mail no se publicará
  • ( will not be published )