El copago se podría aplicar también al transporte sanitario no urgente. Así queda establecido en un borrador técnico propuesto y elaborado por los técnicos de las comunidades autónomas, según ha aclarado en los pasillos del Congreso la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato.

Este documento que define la aportación reducida de la cartera común suplementaria en el transporte del Sistema Nacional de Salud (SNS) será debatido en el Consejo Interterritorial de Salud el próximo jueves 20 de diciembre, momento en que se decidirá su aplicación efectiva.

Cada traslado podría costar cinco euros al usuario o, en el caso de enfermos crónicos, una cantidad anual -atendiendo a su renta- de 20, 40 ó 120 euros. Del copago de la ambulancia en desplazamientos sanitarios no urgentes estarían exentas personas sin rentas o con rentas muy bajas, como algunos pensionistas, ha querido aclarar Ana Mato. También lo estarían los afectados de síndrome tóxico y las personas con discapacidad beneficiarias del sistema especial de prestaciones sociales y económicas o que se encuentren en los supuestos de exención contemplados en su normativa específica.

El transporte sanitario urgente y aquel realizado entre hospitales no requerirá ninguna aportación.

Más información sobre sanidad en ideigualdad.es

Responder
Tu dirección de e-mail no se publicará
  • ( will not be published )