“Si intentas persuadir a alguien de hacer algo, o comprar algo, me parece que deberías utilizar su lenguaje, el lenguaje en el que piensa”, declaró uno de los padres de la publicidad moderna, David Ogilvy. “Y enviar el mensaje por su canal de comunicación preferido” añadiría yo. Ese canal es la web social.

El marketing online es la mercadotecnia que concentra en Internet las acciones para el logro de sus objetivos comerciales. Su crecimiento y evolución ha sido paralelo al desarrollo e implantación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), precisamente porque constituyen las principales herramientas de trabajo de los “marketeros digitales”.

En la actualidad toda estrategia de marketing debe contemplar acciones online: tanto en su vertiente de comunicación 2.0 como en aquella puramente publicitaria. En este sentido, conviene apuntar que el marketing online está conociendo un mayor éxito que su homólogo “offline”. Entre las principales razones está el coste -muy inferior a otros soportes- y su efectividad -derivada de una mayor segmentación y entendida como pago atendiendo a resultados. En este sentido quizás sea precisamente esta última característica, la medición del retorno de inversión (ROI) en toda estrategia online, la mayor “revolución” de la publicidad en entornos digitales.

Sin lugar a dudas, la publicidad online es la herramienta más poderosa de la mercadotecnia que se desarrolla, o concentra sus principales recursos, en Internet. Incluye desde formas más conocidas como la colocación estratégica de anuncios en portales web y blogs (banners), buscadores (SEM) o redes sociales; hasta acciones más creativas como concursos online, magazines o audiovisuales virales.

La inversión publicitaria en medios digitales se concentra, según los últimos datos facilitados por la IAB Spain, en los medios de comunicación (40,7%), portales web (32,2%) y medios y/o redes sociales (16,6%), siendo los sectores con mayor inversión declarada los de automoción, telecomunicaciones y finanzas.

Aunque existan datos que frenen el optimismo, el cada vez mayor éxito de publicidad vinculado a TIC los eclipsan. Así, si durante los seis primeros meses de 2013 la inversión en publicidad online alcanzó los 411,77 millones de euros, lo que supone un descenso del 5,68% respecto al año anterior (caída más suave que la publicidad offline), la recuperación e ¡incluso crecimiento! está prevista para inicios de 2014. Tan sólo en redes sociales, hay estudios que apuntan hacia un gasto publicitario próximo a los 8.000 millones de euros en 2017.

Y es que nadie puede negar el inmenso potencial del marketing digital y de su primera herramienta: la publicidad online. La total integración de las TIC en la sociedad, sumado a la cada vez mayor capacidad para analizar datos -y, por lo tanto, de segmentar eficazmente-, así como para medir los resultados de las acciones online nos hacen augurar gran éxito para la mercadotecnia digital.

*Nota del editor: el artículo orginal  fue publicado por Bárbara Fernández, alias @bafega, en el blog de Marketeros Nocturnos el 7 de diciembre de 2013; como resumen-conclusiones al debate online de #MarketerosNocturnos sobre #PubliOnline el 5 de diciembre de 2013.

 

Si te ha gustado este artículo, también podría interesarte:

 

 

Responder
Tu dirección de e-mail no se publicará
  • ( will not be published )